Nada más sentaros en la primera clase de nuestro centro de estudios universitarios, os damos una carpeta con apuntes teóricos, prácticos y exámenes. ¿Porqué hacemos esto? Lo hacemos por varias razones, pero principalmente:

  1. Para que visualicéis el peso de la asignatura y os deis cuenta del tiempo y esfuerzo que requiere.
  2. Para que, si ya sabéis algo de la materia o la habéis cursado anteriormente, podáis ir a los puntos que tenéis más flojos y repasarlos, incluso si aún estamos por el primer tema.
  3. Para que podamos avanzar más rápido sin que tengáis que tomar apuntes. El tiempo es un factor de riesgo en muchas asignaturas ¡y lo sabemos!
  4. Para que, si estáis repasando en casa, aunque estemos al comienzo del curso, podáis ver como se aplica la parte práctica.
  5. Para que os acostumbréis al lenguaje de la asignatura y al tipo de examen desde el primer día.
  6. Para que, además del ritmo de la clase, os organicéis vosotros mismos. Muchas veces, sobre todo en el tercer y último curso, nos vienen alumnos que están trabajando, o que ya han cursado la asignatura en cuestión con anterioridad, y que necesitan avanzar más rápido que aquellos que empiezan por primera vez.

Estos apuntes están preparados con todo el material que necesitáis para aprobar. Sin embargo, no se trata de tenerlos aparcados o cogiendo polvo, se trata de que con ellos puedas adaptar las exigencias de la asignatura a tus necesidades de tiempo y aprendizaje. Por eso, os alentamos a que les echéis un vistazo desde el primer día y que, a medida que avance la materia le dediquéis más tiempo.

Recordar: no hay asignatura que no se pueda aprobar ni materia que no se pueda aprender, sólo se necesita entender muy bien el contenido y la metodología de examen. ¡Ah! y mucho esfuerzo, por supuesto.

Posts recientes
D3-estudios-academia-universitaria-estudiar-correctamented3-estudios-academia-universitaria-clases-regimen-fiscal